Sobre la película

Críticas

"Sin duda es mi película más feliz"

Un documento que se impone como un torrente de fuerza y de libertad cinematográfica.

Es una hora de la más grande fiesta callejera que uno pudiera imaginarse.

Sin más doctrina que los versos transparentes de Agustín García Calvo cantados por Amancio Prada, la película discurre por la retina del espectador con la única y clara intención de recuperar un simple instante. Y ésa es la virtud, y antídoto contra pesados y perezosos, de 'Libre te quiero'. Importa la belleza de un momento capturado en su plenitud [...] sin más idelogía que la de la propia belleza. La belleza, otra vez, del simple instante. No hay más.

Una estremecedora y aguda visión de lo ocurrido en la Puerta del Sol madrileña cuando el año pasado estalló el movimiento de indignados 15-M.

Somos intermediarios entre la cámara y el público, yo siempre me he considerado así. No podemos ir de cara al espectador interpretando, debemos tenerles respeto.

[En los grandes medios] se tergiversaba, se manipulaba, no se daban los datos correctos y para hacerlo solo bastaba con pasar, mirar y preguntar. Basilio Martín Patino hace justo esto. No plantea ninguna cuestión y tampoco interroga a nadie, pero a través de las imágenes que nos ha hecho llegar responde a la gran mayoría de dudas que muchos tenían sobre esos días. Lo hace con humildad, con calma y con un respeto que es palpable desde el primer segundo del metraje.

Es la mirada del creador la que hace que una información pase a otra categoría, a una región más rica, precisamente porque la realidad no se le impone, sino que elige lo que de ella quiere contar.

Memoria

Hay acontecimientos que han sido muy vistos, pero poco retratados.

Es una paradoja moderna. Hoy, con los abundantes sistemas disponibles para registrar la realidad, nada se escapa al omnipresente ojo de los medios: Los clásicos, los electrónicos... Cámaras, videograbadoras, móviles... Infinitos dispositivos y aparatos registran y difunden la realidad. Casi cualquier hecho deja su huella. Miles de canales de televisión tradicional, emisoras y cadenas de radio, periódicos, páginas web, redes sociales... Todo nos lo enseñan y todo lo hemos visto.

Lo que se echa en falta es el retrato. Un ejercicio que vaya mas allá de la superficie, de la imagen anecdótica. Una descripción ajustada a los hechos, ejecutada por alguien con un punto de vista, una visión global y una capacidad para captar, describir y transmitir la esencia y el desarrollo de los acontecimientos.

Uno de esos acontecimientos que todos hemos visto ha sido el 15M. Las imágenes que ha generado han saturado todos los medios nacionales y extranjeros durante meses. Todos las hemos contemplado. Un año después, Basilio Martín Patino está completando su retrato.

Basilio lleva mas de medio siglo trabajando sobre la imagen de nuestro país, produciendo retratos memorables y análisis certeros, compilando imágenes que nos definen y nos hacen reflexionar sobre nosotros mismos. Su larga trayectoria le define como un excelente retratista y un hombre ajustado a su tiempo. No solo ha creado notables películas de ficción como Nueve cartas a Berta o excepcionales documentales, como Canciones para después de una guerra o Queridísimos Verdugos . Fue uno de los cineastas pioneros que se acercaron sin miedo ni prejuicios a las nuevas tecnologías, abordando el video cuando nadie imaginaba que la grabación electrónica sustituiría a los procesos fotoquímicos. Desde entonces ha elaborado propuestas artísticas de todo tipo en cine, televisión, videoarte, instalaciones museísticas, utilizando técnicas que van desde la linterna mágica y los juguetes pre-cinematográficos al holograma y el videomuro. Todas comentarios y retratos de la sociedad española.

Esperamos que Libre te Quiero se sitúe en la memoria colectiva como el retrato de un movimiento que liberó la imaginación de millones de personas en el mundo, y que nos proporcione un retrato emocional y ajustado a su historia, del mismo modo que canciones para después de una guerra ayuda a definir la posguerra española y a transmitir a los que no la vivieron la emoción de aquella época.

Basilio Martín Patino

Ficha Técnica

Dirección: Basilio Martín Patino

Música: Libre te quiero, de Amancio Prada

Director de fotografía: Alfonso Parra

Montaje: Jorge Lacaci y Adoración G. Elipe

Sonido y mezclas: Amín Alí Gago

Posproducción: Alfonso Nieto (Evasión S.L.)

Producción: La Linterna Mágica S.L.

Distribución: Oliete Films S.L.

Sinopsis corta:

Para esta ocasión, Patino ha decidido adoptar un nuevo estilo, impresionista y próximo a otros esfuerzos de documental puro, dejando que las imágenes se expliquen por sí solas, sin comentarios, entrevistas a cámara o texto en off explicativo alguno.

La película arranca con la confluencia de los manifestantes en la Puerta del Sol, retratando su llegada al ritmo de batucadas y canciones populares y coreando las consignas que se convertirán en la marca del movimiento.

A partir de ahí, sigue la construcción de la Acampada Sol, una especie de ciudad paralela, auto organizada y asamblearia, en la que las tareas se reparten democráticamente, cada uno ofrece su conocimiento y su trabajo y participa como puede.

La organización se extiende a los barrios y ciudades próximas. Pronto empieza a recibir a representantes del movimiento venidos de todos los rincones de España.

La película, después de dar fe de lo ocurrido, sin mediación o intención, dejando que las imágenes hablen, termina con el final de la experiencia.