Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Estados de ansiedad: formas, causas, tratamiento y terapia de un trastorno de ansiedad

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Independientemente de si se trata de miedo a las arañas, miedo a volar o miedo a estar entre grandes multitudes: cada vez más personas se ven afectadas. Y quienes te rodean a menudo se ríen de estos temores o los descartan como tonterías. Los verdaderos trastornos de ansiedad deben tomarse en serio. La ansiedad va más allá del simple miedo a determinadas cosas y puede provocar palpitaciones, trastornos del sueño o incluso mareos.

¿Qué es exactamente el miedo?: la ansiedad explicada

El miedo es un sentimiento vital: incluso cuando nosotros, como cavernícolas, luchábamos por nuestra supervivencia, el miedo nos protegía. No sólo por el hecho de que nos estemos poniendo en peligro, sino también de que en situaciones peligrosas tenemos a nuestra disposición poderes inesperados para poder defendernos o escapar. Hoy en día ya no existen los peligros típicos del pasado, pero los mecanismos del miedo siguen ahí.

Pero cada vez con más frecuencia el miedo cobra vida propia y los afectados sienten miedo aunque objetivamente no exista ninguna amenaza. En este caso, el miedo realmente protector se convierte en un miedo paralizante: la condición previa para un trastorno de ansiedad.

Estados de ansiedad y formas de miedo

Ya en 1961, el científico y psicoanalista Fritz Riemann formuló las bases para dividir el concepto de miedo en varias formas mensurables. Riemann clasificó el miedo en cuatro formas que podrían separarse claramente entre sí.

La ansiedad, según Riemann, se presenta en cuatro tipos de personalidades: personalidad esquizoide, depresiva, obsesivo-compulsiva e histérica .

  1. Esquizoide: Los esquizoides tienen especial miedo al compromiso. Los afectados no pueden volverse dependientes de otras personas y buscar la máxima autosuficiencia e independencia. Los vínculos sociales se mantienen emocionalmente a distancia.
  2. Depresivo: Las personas deprimidas, por el contrario, temen esta misma independencia. Quieren mantener la seguridad y la dependencia e incluso renunciar a su libertad en el proceso. Los vínculos sociales se caracterizan por fuertes temores a la pérdida.
  3. Compulsivo: Las personas compulsivas se apegan a estructuras probadas y temen cualquier cambio. En última instancia, esto se basa en el miedo a la muerte. Los vínculos sociales se establecen sólo con vacilación, pero luego son firmes, aunque decisivos.
  4. Histérico: Las personas histéricas buscan novedades y gratificaciones rápidas. Las estructuras fijas y la sensación de inevitabilidad provocan miedos. Los vínculos sociales se caracterizan por la pasión, pero también por la infidelidad y la rivalidad. Rara vez se considera que la otra persona es independiente.

Miedo, fobia, pánico y ansiedad

Además, las formas de ansiedad se pueden dividir en miedo, fobia, ataques de pánico y ansiedad en sí. El miedo se refiere a una respuesta realista a una amenaza real, mientras que la fobia es una respuesta poco realista a un estímulo no amenazante.

Mientras que un ataque de pánico se define especialmente por sus síntomas reales y físicos, la ansiedad en sí es más bien un miedo a una amenaza desconocida.

Aproximadamente uno de cada diez españoles experimenta miedos excesivos: le tienen miedo a las arañas, a las serpientes, a las grandes multitudes, a los ascensores o a volar. Los miedos restringen significativamente la vida normal, a menudo la bloquean y conducen así al aislamiento y la soledad.

¿Qué puede desencadenar un trastorno de ansiedad?

Al buscar las causas de la ansiedad, el camino conduce rápidamente al tema del estrés. La ansiedad está muy ligada al estrés y ambos tienen efectos similares en las personas.

¿Qué hormonas se liberan cuando ocurre la ansiedad?

El miedo tiene efectos físicos reales. Estos se manifiestan a través de la liberación de hormonas relacionadas con el estrés. Se producen en la glándula suprarrenal. Se trata, por un lado, de las catecolaminas (para la ansiedad breve) y, por otro, de los glucocorticoides (para la ansiedad persistente). La adrenalina y la norepinefrina son catecolaminas que aumentan la presión arterial y desencadenan el reflejo de huida . El cortisol, un glucocorticoide, también aumenta la presión arterial, pero de forma mucho más lenta y diferente que las catecolaminas.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

La ansiedad crónica a menudo se esconde detrás de molestias físicas inespecíficas que no indican inmediatamente un trastorno de ansiedad. Según un estudio del Instituto Max Planck de Psiquiatría de Múnich, se necesitan una media de 7 años hasta que se identifica la verdadera causa de la ansiedad. Hasta entonces, los pacientes suelen correr desesperadamente de un médico a otro sin poder obtener un diagnóstico.

Al menos algunos factores han surgido en investigaciones anteriores que indican un trastorno de ansiedad:

  • Palpitaciones del corazón y corazón acelerado.
  • Sudores.
  • Sensaciones de mareos.
  • Temblar.
  • Dificultades para tragar.
  • Sentimientos de impotencia.
  • Inquietud e irritabilidad.
  • Incertidumbre.
  • Quejas gastrointestinales.
  • Tensión muscular.
  • trastornos del sueño.

Además, a menudo se producen experiencias de desrealización: durante unos segundos o unos minutos, el entorno parece irreal, lejano o como si estuvieras detrás de un cristal.

Ansiedad versus ataques de pánico: ¿Qué es el trastorno de pánico?

En el peor de los casos, los estados de ansiedad culminan en ataques de pánico, un estado de estar completamente abrumado por el miedo. Se trata de ataques de ansiedad repentinos y graves, en los que la persona afectada se ve abrumada por palpitaciones, mareos, sudoración, sensación de asfixia y sensación de desmayo durante unos minutos.

Desafortunadamente, esto sucede a menudo en público, por ejemplo en una cola, en el metro, en un ascensor, en un restaurante o en el cine. Debido a que están a merced de la situación, de otras personas y del sentimiento de vergüenza, muchos de los afectados apenas se atreven a salir de casa después de uno o más ataques de este tipo, a veces incluso recurren al alcohol o a los sedantes y entran así en una espiral cada vez más tensa .

¿Cuánto dura un ataque de pánico?

Los ataques de pánico van y vienen sin previo aviso y descienden sobre quien los sufre como una fuerza abrumadora. Después de un fuerte aumento de la ansiedad, un ataque de pánico alcanza su clímax al cabo de unos segundos o unos minutos y aterroriza a la persona afectada durante varios minutos. Suele terminar al cabo de un máximo de 30 minutos. Lo que queda es sólo un vago recuerdo y posiblemente la vergüenza de no haber podido controlar las propias emociones.

¿Pueden ser peligrosos los ataques de pánico?

El miedo por sí solo no supone ningún peligro. Incluso es beneficioso para la salud porque se evitan peligros. Los ataques de pánico, si son patológicos, también pueden tener un efecto negativo en el organismo. Esto aumenta la presión arterial, provocando palpitaciones del corazón y malestar. A largo plazo, esto pone en peligro la salud física y especialmente la mental.

¿Qué es el trastorno de ansiedad generalizada? El gran miedo a todo

Quien sufre un trastorno de ansiedad generalizada tiene que vivir constantemente con miedo y, hasta cierto punto, tiene miedo de todo. Por ejemplo, los afectados temen que sus familiares puedan sufrir accidentes o temen no poder cumplir con las exigencias de sus superiores.

Muy a menudo temen las enfermedades graves y consideran cada dolencia menor como un signo grave de una enfermedad fatal e inevitable. A menudo ni siquiera el consejo médico puede liberarlos del miedo irracional. Estas personas padecen un trastorno de ansiedad generalizada (TAG), que les hace pasar todo el día miserable y apenas les deja dormir por la noche.

Fobias específicas: el miedo a cosas específicas

Sin embargo, en una fobia específica, el miedo se dirige hacia un objeto o situación específica. Las fobias específicas más comunes incluyen:

  • Aerofobia: El miedo a volar.
  • Aracnofobia: El miedo a las arañas.
  • Acrofobia: El miedo a las alturas.
  • Claustrofobia: El miedo a los espacios reducidos.
  • Agorafobia: El miedo a las aglomeraciones en los lugares grandes.

Hoy en día, los expertos conocen mil fobias específicas diferentes, tal y cómo detallan los profesionales de Psico Armonía Emocional. Algunas pueden sonar extrañas, incluso divertidas, como el miedo a ser observado por un pato (Anatidaefobia). Sin embargo, detrás de ellos se esconden historias del destino y temores que ni siquiera los afectados pueden explicar racionalmente.

¿Cómo se puede tratar la ansiedad?

Hay dos métodos principales para abordar la fobia: medicación o psicoterapia. Las pastillas parecen ser la forma rápida de deshacerse de los problemas. Porque la terapia puede tardar un poco en empezar a funcionar. Y la terapia en sí puede resultar inactiva porque requiere mucho tiempo, sacrificio y la aceptación de realizaciones dolorosas.

¿Qué terapia funciona para un trastorno de ansiedad?

Investigadores de diferentes universidades internacionales, han intentado determinar científicamente qué terapia es más prometedora y han descubierto que definitivamente vale la pena el esfuerzo de la psicoterapia. Esta terapia no sólo tiene un efecto significativamente más duradero que la medicación (en este caso, los inhibidores de la recaptación de serotonina, el antidepresivo de elección para los trastornos de ansiedad). También se pueden evitar los efectos secundarios tolerables de medicamentos potentes .

Existen dos métodos para combatir la fobia social: la terapia cognitivo conductual y la terapia psicodinámica.

1. Terapia de conducta cognitiva:

El primero enseña que no siempre debes concentrarte en ti mismo, sino en tu audiencia durante una conferencia, por ejemplo. Existe una grabación de vídeo que te ayudará a corregir la idea distorsionada que tienes de ti mismo.

2. Terapia psicodinámica:

El último enfoque, por otro lado, trata explícitamente de analizar las causas del miedo. Junto con tu terapeuta, abordarás las situaciones en las que se produce el miedo. También se discutirá la relación con personas de tu presente y pasado.

Los ejercicios de relajación apoyan el tratamiento de los estados de ansiedad

La relajación específica también reduce los ataques de ansiedad y apoya su psicoterapia. Además, el entrenamiento autógeno, la terapia respiratoria y la biorretroalimentación pueden ayudarte a confiar nuevamente en ti mismo y en tus propios sentimientos.

En determinadas circunstancias, tiene sentido una psicoterapia (adicional) con un médico especialista en psicoterapia, un psicólogo cualificado o su terapeuta conductual (si es un psicólogo cualificado). Aquí podrás investigar las causas subyacentes de tus miedos y combatirlas por todos lados.

Noticias relacionadas

Actualidad

Pastelería vegana: alquimia en estado puro

El veganismo va más allá de las cuestiones culinarias. Es una filosofía de vida que conlleva eliminar de tu camino todo aquello que tiene una procedencia u origen animal. Esto

Scroll al inicio