Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Necesitamos incentivar la salud dental de los más pequeños

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn

¿Qué porcentaje de importancia le daríais a la salud dental dentro del espectro de la salud general? ¿Cambiaría ese porcentaje si, en lugar de referirse a vosotros o vosotras, se refiriera a niños y niñas de corta edad? En los próximos párrafos, vamos a comentar distintos asuntos ligados a la salud dental para que, cuando acabéis de leer, tengáis una opinión formada al respecto. Está claro que hablamos de un asunto que tiene su importancia y que determina la calidad de vida de la gente, ya sea la de niños y niñas o la de gente adulta.

Vamos a prestar especial atención a lo que tiene que ver con la salud dental de los más pequeños y pequeñas. Se trata de un grupo de población que todavía no es consciente de la enorme relevancia que tiene la salud dental y que necesita a sus padres y madres para tener controlado ese asunto. La labor de los progenitores debe ser la de educar a sus hijos e hijas al respecto de este asunto y estar pendientes de que, durante los primeros años de la vida de los menores, estos adquieran los hábitos necesarios para el correcto cuidado de su boca.

Los datos que se manejan en este sentido no son los mejores ni mucho menos, para qué nos vamos a engañar. Según una noticia que fue publicada en la página web del diario Heraldo, la caries afecta al 33% de los niños menores de 5 años y al 95% de los adultos jóvenes. Se trata de cifras que nos preocupan y que dejan claro que hay mucho camino por delante para construir una conciencia que de verdad nos permita disponer de la calidad de vida que merecemos en relación a la salud dental. Y es que una mala higiene bucal puede generar una serie de incomodidades muy grande entre los y las peques, al igual que sucede con la gente adulta.

Hay otro dato que, cuando lo vimos, nos asustó bastante. Nos referimos, en concreto, al que se deriva de la noticia de Infosalus que os vamos a enlazar a continuación. Según ella, en 2020 cayó en un 11% la cantidad de niños que se cepillaban los dientes un par de veces al día. Se trata de un dato, como decimos, preocupante. Y es que es una de las causas por las cuales aparece la caries de la que hablábamos en el párrafo anterior, además de otra serie de problemas de índole dental que no van a jugar a nuestro favor ni mucho menos.

¿Qué podemos hacer para mejorar la salud dental de los niños y niñas en España? Se trata de un debate que deberíamos abrir sí o sí y que ha sido un tema central en numerosas conferencias de expertos en la materia. Como es lógico, en este campo hay que dirigir los mensajes a dos tipos de público: los propios niños y niñas, además de sus padres y madres. En la clínica dental García Lorente se planifican todas las campañas publicitarias teniendo en cuenta a estos dos tipos de personas y el éxito de las mismas está siendo la constante en los últimos tiempos, lo cual es un síntoma de que sigue abierta la posibilidad de que la población española mejore su salud dental de aquí a los próximos años.

Una buena salud dental no solo depende de acudir al dentista 

Hay quien suele pensar que basta con acudir al dentista para cuidar de nuestros dientes. Y sí, es cierto que es una cuestión que ayuda porque es la que nos permite corregir todos los problemas bucales de los que disponemos. Sin embargo, debemos tener en consideración que es el propio ser humano el que tiene que tener la capacidad de adquirir determinados hábitos para que, cuando le toque acudir al dentista, este solo tenga que confirmar que todo está bien y que solo haya que acometer pequeñas reparaciones. Esa sería la labor ideal, aunque ya sabemos que en la mayoría de casos no suele ser así, por desgracia.

Es importante que los más pequeños y pequeñas se vayan concienciando acerca de un asunto como del que hemos venido hablando. Si no es así, terminan llegando los problemas. Si desde que somos pequeños nos educan en la importancia que tiene el hecho de cuidar de nuestros dientes, habrá muchas más posibilidades de que no tengamos problemas en nuestra boca. Y eso tiene una relevancia que está fuera de toda duda y que va a determinar la felicidad con la que contamos. Un dolor de muelas es una de las situaciones más incómodas a las que nos podemos enfrentar y si a ella se tiene que enfrentar un niño o niña pequeña, está claro que no lo va a pasar nada bien.

 

Noticias relacionadas

Scroll al inicio