Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué dice de ti la decoración de tu jardín?

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn

¿Sabías que la decoración puede revelar mucho acerca de tu personalidad? La psicología aplicada a la decoración puede ser realmente fascinante.

La mayoría de nosotros no nos damos cuenta en ningún momento de que cada objeto que elegimos al comprar decoraciones, así como la manera en la que los colocamos puede revelar mucho acerca de nuestra personalidad y nuestra forma de ver el mundo.

¿Quieres conocer qué revela de ti tu propio hogar? Si es así ¡sigue leyendo!

La psicología de la decoración.

Sí, tal y como explican los redactores del periódico digital El Mundo en su noticia, la decoración es capaz de afectarnos emocional y físicamente, al punto de causarnos tranquilidad o, todo lo contrario.

Es importante conocer estos aspectos ya que puede que no estemos siendo conscientes de a qué punto estamos revelando angustia o ansiedad mediante la decoración elegida.

Nuestro jardín es como nuestra mente. Podemos cultivar plantas maravillosas y preciosas, pero puede ser un caos absoluto. También podemos sentir que necesitamos un espacio fresco y cómodo para andar por él o, todo lo contrario, encontrarnos con un absoluto horror vacui.

Entonces, ¿Cómo entendemos la psicología de la decoración?

Este tipo de psicología se enfoca en cómo el diseño y la decoración de los espacios pueden afectar la percepción, las emociones, el comportamiento y el bienestar de las personas que habitan o usan esos espacios. Según la misma, el ambiente en el que nos encontramos puede tener un impacto significativo en nuestra salud física y emocional.

Por ejemplo, se sabe que los colores pueden afectar el estado de ánimo y la energía en una habitación. Los colores cálidos como el rojo, naranja y amarillo pueden generar una sensación de calidez y energía, mientras que los colores fríos como el azul y el verde pueden transmitir una sensación de tranquilidad y relajación.

Por ello, debemos preguntarnos si nuestra forma de decorar está plasmando nuestra tranquilidad y nuestro mundo, o de lo contrario está plasmando traumas y afecciones nerviosas que no harán otra cosa más que empeorarnos psicológicamente.

¿Qué aspectos se tienen en cuenta si aplicamos la psicología de la decoración?

Cuando pensamos en la decoración de nuestro jardín, podemos poner sobre la mesa aspectos como los siguientes:

  1. El color.

Los colores tienen un gran poder acerca de cómo se siente esa persona en ese espacio. En un jardín no tiene por qué ser menos, ya que podemos encontrarnos con colores alegres y colores oscuros. Puede que estés pensando que los colores oscuros son sinónimo de que algo malo ocurre por nuestra mente, pero no es tan sencillo como eso.

Debemos matizar y entender correctamente qué tipo de decoraciones frecuentan en nuestro jardín en base a los colores elegidos para descartar opciones. Por ejemplo, el negro y los colores grises también son equivalentes a la elegancia respecto a la decoración. Si decidimos usar elementos decorativos como los tótems de pizarra “Galys Creation” de Pizarras y Derivados SL no estamos queriendo decir que estamos deprimidos, sino que tenemos un gusto por los elementos elegantes y modernos en nuestro jardín.

Sin embargo, no debemos olvidar que un jardín suele destacar por sus colores esperanzadores como el verde del césped, así como los tonos marrones y verdosos de sus árboles y la variedad de colores de las flores (si se tienen flores). Por ello, un jardín decorado con colores apagados y descuidados (como flores secas o cosas parecidas) puede indicar que no estamos cuidando a nuestro interior, lo cual se acaba reflejando en nuestra propia casa.

Darle un poco de tiempo a nuestro jardín para sus cuidados no sólo mejorará su aspecto, sino que nos mejorará también por dentro a cualquiera de nosotros aparte de alegrarnos la vista.

  1. El diseño del espacio.

El espacio, la forma y el tamaño de los objetos y elementos decorativos, puede afectar la percepción de los usuarios sobre el espacio. Muchas personas que tienen sensaciones de inferioridad se lanzan a comprar fuentes y esculturas enormes para un jardín relativamente pequeño. De la misma manera, atosigar el jardín con muchos elementos puede estar indicando que no buscamos un lugar donde descansar y relajarnos, sino más bien un escaparate.

Es por ello que debemos conocer correctamente el espacio de nuestro jardín y aprovecharlo debidamente a nuestro gusto, sin atosigar el espacio ni tenerlo completamente vacío.

En eso consiste la misma vida, ¡en el equilibrio! Por lo que esperamos que entiendas que un equilibrio en tu decoración provocará un equilibrio visual y mental sin igual.

  1. La iluminación.

La iluminación puede afectar significativamente el ambiente y el estado de ánimo en un espacio exterior. La luz natural puede ser beneficiosa para la salud y el bienestar, mientras que la luz artificial puede ser utilizada para crear un ambiente determinado.

Muchas personas deciden tapar completamente su jardín usando luz artificial, y esto sin duda no es bueno ni para nosotros ni para las plantas. Muchas personas se aíslan del exterior de manera que acaban aislando incluso su propio jardín, por lo que esto podría estar determinando que tienes un problema con salir de casa, de sentirte seguro o con la gente del exterior incluso. No podemos vender nuestra vida al vecino, ni tener todo expuesto ante cualquier ladrón, pero estar constantemente aislados y alejados del exterior no nos hace bien a ninguno.

Puedes instalar sistemas de seguridad y optar por cerrar de alguna manera algún espacio que necesites para tu intimidad, sin sacrificar todo el jardín.

Es correcto disponer de una pérgola o toldo para refugiarnos durante altas temperaturas, pero la luz solar es muy beneficiosa tanto para nuestro estado de ánimo como para nuestro jardín.

  1. La vegetación y el paisajismo.

Por último, la presencia de plantas y árboles puede proporcionar beneficios para la salud y reducir el estrés. Además, el paisajismo bien planificado puede crear una sensación de armonía y equilibrio en un espacio exterior.

Si tenemos un jardín seco y sin plantas, podría indicar que no tenemos tiempo para cuidar nuestro hogar (por consiguiente, tampoco a nosotros mismos) o que no nos hace ilusión tener ese espacio bonito para nosotros (no nos consentimos de ninguna manera).

Por ello, no te pedimos que te líes a plantar a lo loco, pero las plantas dan mucha felicidad, y mientras regamos una planta estamos regando nuestro interior, te lo aseguramos.

¿Qué opinas? ¿Te has sentido identificado con alguno de estos puntos? Esperamos haberte ayudado a comprender un poco más acerca de la decoración de tu hogar y te animamos siempre a crear un espacio seguro donde tu casa y tu jardín sean tu mundo y tu lugar de refugio.

Noticias relacionadas

Ocio

El origen de la tarta al whisky

En los años 80 la tarta al whisky estuvo muy de moda, pero vuelve a ser protagonista en la repostería española. Se trata de una tarta ideal para una celebración

Scroll al inicio